Diputación de Sevilla

Ainhoa Arteta Ibarrolaburu, soprano

Hija Adoptiva de la Provincia

Ainhoa Arteta Ibarrolaburu (Tolosa, Guipúzcoa, 24 de septiembre de 1964) está considerada una de las mejores sopranos españolas de la actualidad.


Su afición por la música se inició a los cinco años, cuando escuchó por primera vez un disco de María Callas. Pronto empezó a cantar en un coro que su padre, educado en un convento y profesor de escuela, había formado en Tolosa.

Tras completar su formación en el Conservatorio de San Sebastián, a los dieciocho años se trasladó a Mantua (Italia), donde recibió clases de estilo con el mismo profesor de Luciano Pavarotti y de Mirella Freni. Hacia 1987, gracias a una beca de la Diputación Foral de Guipúzcoa, viajó a Estados Unidos, donde permaneció tres años estudiando técnica de Interpretación, en el Actor's Studio de Nueva York.

Debutó en la Ópera de Palm Beach, Florida, en 1990, en La Cenerentola de Rossini, y en su registro operístico se encuentran Bizet, Mozart, Poulenc, Puccini, Strauss o Verdi, con los que ha participado en grandes producciones. Con numerosa discografía, en su haber cuenta premios como la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes de España.

Arteta viene a Sevilla con frecuencia y hasta ha experimentado 'el pellizco de la primera vez' al cantarle a La Macarena una saeta, en forma de Ave María, de Gounod. Es una de las mejores embajadoras de nuestra provincia, de la que difunde sus bondades turísticas y patrimoniales por todos los territorios a los que la conduce su trabajo.

La Diputación de Sevilla le concede el Título de Hija Adoptiva de la Provincia como reconocimiento por su trayectoria musical y por el cariño y admiración que ha demostrado siempre hacia Sevilla.